martes, 17 de abril de 2018

Hoy, Palinuro entre abogados en Girona

Entre los actos con motivo de la festividad de Ramon de Penyafort, patrón de su profesión, el Col.legi d'advocats de Girona ha invitado a Palinuro a exponer su punto de vista sobre el tema Violencia institucional en el marco del 1º de octubre. Allá irá el mítico nauta, muy orgulloso de la invitación de los abogados de su nueva ciudad a aportar sus escasos conocimientos en una materia, la de la violencia que, ¿quién iba a decirlo? ha resultado ser casi una quimera conceptualmente incomprensible, una aporía metafísicamente incomprensible. 

Las gentes nomales creen que este asunto es sencillo y se reduce a averiguar si cualquier tipo de interacción humana se mantiene en el orden del diálogo civilizado o se obliga a las partes mediante la fuerza bruta. Grave error cuando intervienen instancias políticas, judiciales, mediáticas españolas. En este caso el concepto de violencia comienza retorcerse, a mutar, a sufrir extrañas alteraciones, a convertirse en un ente amorfo que encaja en cualquier casuística típicamente jesuítica al servicio de los que mandan. Cuando los jueces españoles hablan de violencia, dibujan una figura  parecida a la de  Valentin "le desossé", de Toulouse-Lautrec. Así, el ministro del Interior, jefe de la policía que, en sus tiempos mozos fue juez, descubre violencia durante las cargas policiales del 1º de octubre de 2017 pero, en contra  de lo que las gentes vulgares vieron "con sus propios ojos", como diría Groucho Marx, según el ministro-juez, la violencia la sufrieron los policías que aporrearon y la ejercieron los aporreados que, luego, solo para fastidiar, llenaron los hospitales. 

A su vez, el juez del Supremo, Llarena, quien, por la marcha que lleva por rutas imperiales, puede llegar también a ministro del Interior y hasta presidente del gobierno, refina el concepto y llega a calificar de violencia la no violencia expresa de los rehenes que tiene a buen recaudo en las mazmorras. Que una cosa sea al tiempo ella misma y su contraria es un secreto que Aristóteles debió de explicar en confianza al señor juez en unos ejercicios espirituales.

El acto de mañana intentará aclarar en qué territorios nos movemos cuando hablamos de violencia. 

Así que allí nos veremos.